Lula anuncia medidas para combatir la violencia en la Amazonía y en las escuelas

 

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció este viernes un conjunto de medidas para fortalecer la seguridad pública, entre ellas un plan específico para el combate a la creciente violencia en la Amazonía, restricciones a la venta de armas y normas más drásticas contra los ataques armados en las escuelas.

Un total de nueve medidas, decretos y proyectos de ley fueron anunciados un día después de que un informe divulgara que, pese a que las muertes violentas en Brasil cayeron en 2022 a su menor nivel en once años, la violencia sigue preocupando en la Amazonía; las violaciones sexuales fueron récord y saltaron crímenes como racismo, homofobia, feminicidio y estafas

El llamado Programa de Acción en Seguridad (PAS) anunciado por el líder progresista también incluye medidas para combatir la violencia en las escuelas, cuyos ataques, que se multiplicaron en Brasil en los últimos años, pasan a ser considerados como crímenes hediondos (atroces). 

La principal novedad fue el anuncio del Plan de Seguridad y Soberanía para la Amazonía (AMAS) destinado a combatir la creciente violencia en la mayor selva tropical del mundo, especialmente el narcotráfico, la minería ilegal y los crímenes ambientales. 

“En la Amazonía, con 5 millones de kilómetros cuadrados, un área mayor que Europa, es que se está fomentando el crimen organizado, el narcotráfico y todo lo que es ilícito en Brasil. Tenemos que actuar para que no sea en la selva brasileña, tan deseada para ser preservada por todo el mundo, que se fomente la violencia”, dijo el líder progresista en su discurso. 

Patrullaje en Amazonía

El plan prevé una inversión de 2.000 millones de reales (unos 416,7 millones de dólares) en el montaje de bases y la compra de patrullas, armas, helicópteros y lanchas blindadas para las fuerzas de seguridad que actúan en la Amazonía. 

Igualmente prevé la creación de nuevas 28 bases terrestres y 5 bases fluviales en las que operarán conjuntamente unos 6.000 agentes de las fuerzas federales y de las regionales; la implantación de la Compañía de Operaciones Ambientales de la Fuerza de Seguridad Pública para la Amazonía y un Centro de Cooperación Policial Internacional en la región, ambas con sede en Manaos. 

De acuerdo con las estadísticas divulgadas el jueves por el Fórum Brasileño de Seguridad Pública, la Amazonía, pese a ser la región menos poblada de Brasil, fue escenario de una de cada cinco muertes violentas en el país el año pasado, con más de 9.000 homicidios de los 47.500 registrados en 2022 en todo el país. 

Mientras que la tasa de muertes por cada 100.000 habitantes cayó a 23,4 para Brasil en general, la tasa para la Amazonía fue de 33,8, y en algunos estados, como Amapá, de 50,6. 

El crecimiento de la violencia en la región es atribuido a las disputas entre organizaciones criminales rivales, al avance de la minería ilegal y la deforestación, y a la intensificación de los conflictos por la propiedad de la tierra en la región. 

Fuente: Agencia EFE

 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *